Nueve años y seguimos luchando

Nueve años y seguimos luchando

Parece que fue ayer cuando estábamos en 2007 y sin embargo han pasado nueve años. No puedo decir ni que sean los mejores ni los peores años de mi vida, simplemente han sido nueve años con bajadas y subidas, con alegrías y con tristeza, pero sobre todo han sido nueve años de lucha continuada para intentar tener una calidad de vida.

Cuando me ocurrió la lesión medular se me vino el mundo encima y más cuando en Toledo -hospital de referencia español en lesión medular- me dijeron que no iba a mover más que el cuello y que hacer fisioterapia conmigo era una pérdida de tiempo. No sé si lo dijeron para poner el parche antes de la herida y si llegado el caso de que durante mi estancia allí recuperara algo ponerse la medalla o si realmente era la realidad. Sea como fuere a un chico con 20 años no se le puede decir eso.

Por suerte desde el primer momento toda mi familia y amigos pusieron todo el empeño en que luchara e intentara mejorar al máximo. Les agradezco todo su esfuerzo dado que yo al principio me negaba en rotundo a hacer cualquier tipo de ejercicio por lo que me habían dicho.

Desde enero de 2008 he tenido un fisioterapeuta particular en casa -gracias Felipe- para mejorar, con el costo que ello supone y sigue suponiendo para una familia media que encima tuvo que abandonar su casa y comprar una. Aún así me alegro mucho de haber empezado la fisioterapia tan pronto puesto que he mejorado exponencialmente.

Además como todos sabéis el año pasado me embarqué en la aventura de irme a Barcelona a la Fundación Step by Step. Aventura que fue posible realizar gracias a todos vosotros y a todas vuestras colaboraciones.

Mi objetivo era claro: tener más independencia. Un objetivo que a pesar de que el tiempo allí fue corto, he conseguido. Antes de ir, era incapaz de levantarme solo de la cama a la silla, ahora con una tabla de transferencias y una mínima ayuda lo consigo. Imaginad el gran avance que es. Ya no dependo de que esté alguien con fuerza para levantarme sino que cualquier persona puede ayudarme. Esto me da la libertad de ir y venir a mi antojo. Es decir, lo que yo buscaba: más independencia.

Cuando llegué en diciembre tuve una mala época -dos meses- debido a una infección. Por suerte ya estoy recuperado y nuevamente estoy haciendo fisioterapia. ¿Por qué voy a dejar de hacer algo que me viene bien?

Sé que es muy difícil y complicado que recupere algo más o que gane más independencia, pero creo que es fundamental mantener al cuerpo activo y que lo que se ha ganado no se pierde, y quién sabe si siguiendo trabajando se puede conseguir algo más. Lo más importante es no dejar de luchar y no perder la esperanza. ¿Qué hubiera sido de mí sí me hubiera conformado? 

Por último -y nuevamente- agradecer a todos y cada uno de vosotros que habéis estado pendiente de mí durante estos nueve años, desde el primer día hasta hoy, pero con vuestro permiso me gustaría hacer una mención especial al Real Valladolid y más concretamente a Mariano Mancebo, que en todo momento me han arropado y que siguen al pie del cañón tras todo este tiempo. Ésta mención especial se puede hacer extensible a TODOS los aficionados blanquivioletas que a pesar de ser un chico cacereño me han acogido como un pucelano más. Muchas gracias de verdad.

Sé que vais a seguir dándome vuestro apoyo y vuestros ánimos, por mi parte prometo seguir luchando para que cuando llegue el décimo aniversario pueda hacer otra entrada diciendo que he mejorado un poco más.

Nuevamente os doy las gracias. Seguiremos luchando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *