Sin repercusión en el trabajo

Sin repercusión en el trabajo

Tras el incidente de hace dos semanas -puedes leer sobre ello aquí- volví de nuevo al trabajo con la novedad de ir los cinco días de la semana.

En principio pensé que el cuello me iba a dar más problemas de los que me está dando -tengo bastante dolor al terminar y a veces me dan vértigos- pero parece que mi cuerpo ha respondido bien al aumento de carga de trabajo y estoy pudiendo terminar todas las sesiones casi con total normalidad.

Bien es cierto que aún no me he acostumbrado a ir los cinco días de la semana y el esfuerzo al final del día pasa factura, pero nada que no se cure con un buen descanso y unos buenos cuidados de mi madre.

Cada vez voy notando más fuerza y ganando nuevos movimientos que no tenía al llegar aquí. Ayer incluso Gemma -una de las fisios- me comparó un ejercicio que estábamos haciendo con el principio diciéndome que al llegar aquí no me podía ni sostener y que ahora lo hago con relativa facilidad. Trabajo me está costando el ganar una milésima de fuerza para tratar de ser más independiente.

Sigo levantándome prácticamente solo de la cama a la silla, pero a la hora de retornar estoy teniendo verdaderos problemas porque no consigo encontrar la postura idónea para colocar mis brazos y hacer fuerza con ello. Espero encontrar la forma de hacerlo antes de irme de aquí.

Me quedan solamente mes y medio en Barcelona. Se han pasado los meses volando, aunque ciertamente está valiendo la pena. Según vayan los acontecimientos en un futuro estamos pensando en volver aquí, pero de momento es sólo una idea que con el tiempo se verá si coge forma o no.

Por lo demás yo seguiré trabajando, esforzándome y contando mi rehabilitación a todos para que estéis informados de todas las novedades.

Un abrazo.

Antonio Aragoneses.

Deja un comentario