Un pequeño gran retraso

Un pequeño gran retraso

Un gran amigo de mi familia tiene una frase que utiliza en muchas ocasiones: “Aunque queramos que el camino sea recto, muchas veces tiene curvas”. Ciertamente tiene razón y podría ser una buena explicación a mi última semana.

Como os he ido contando todo iba viento en popa, cada día con más fuerza en los brazos y más equilibrio, pero sobre todo cada vez mejor en las transferencias cama – silla, silla – cama, en las cuales con una pequeñísima ayuda consigo pasarme de un sitio a otro. Pero como dije antes todo no puede ser en línea recta.

El pasado lunes sufrí una caída fortuita hacia atrás en la silla de ruedas manual con su consiguiente golpe en la parte trasera de la cabeza. Tras tener que llamar al 112, me trasladaron al Hospital de Bellvitge en donde tras curarme la herida me pusieron siete puntos de sutura y me realizaron un TAC de cabeza. Después de estar en observación ocho horas, me dieron el alta puesto que no tenía ” nada más ” que el golpe.

Desafortunadamente los dolores fueron apareciendo a la postre, sobre todo un fuerte dolor en el cuello producto del latigazo cervical en el golpe. Todo esto ha conllevado que esta semana no haya podido ir ningún día a realizar ejercicios de rehabilitación. Una curva en el camino que no hará que me frene.

Pero como detrás de una curva siempre -o casi siempre- vuelve una recta. A partir de la semana que viene voy a aumentar la fisioterapia a los cinco días de la semana, puesto que cada vez me queda menos tiempo aquí, hemos decidido entre los rehabilitadores y yo aprovecharlo al máximo posible.

Esto supondría un esfuerzo mayor tanto físico como económico. De la parte física no estoy preocupado, puesto que tengo ganas y fuerzas para estar no cinco días, sino siete si hiciera falta. Por eso os pido una vez más, a pesar de lo mucho que me habéis dado, otro pequeño esfuerzo para poder hacer rehabilitación esos cinco días a la semana, en los cuales puedo pegar otro empujón y ganar aún más independencia. Con independencia no hablo de andar, hablo de poder levantarme solo de la cama a la silla  sin depender -tanto- de terceras personas.

Una vez más os doy las gracias y como siempre espero esta última ayuda vuestra.

Un abrazo.

Antonio Aragoneses.

CARTEL (PNG) PicsArt_10-16-01.41.05

One thought on “Un pequeño gran retraso

  1. Pingback: Sin repercusión en el trabajo - ayúdame a andar

Deja un comentario